Del diván de Freud al Skype: terapia online / Doris González


TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN A TI


Después de tanto tiempo dedicada a acompañar personas  en su

crecimiento personal, a través de talleres, charlas, asesorías, terapia,

me permito  plantear una ruta o bitácora que pueden facilitarnos

ese camino.

Primera estación: trabajar la autoestima


Desde el punto de vista de la energía, se entiende  por  Autoestima

a la fuerza innata que impulsa al organismo hacia la vida, hacia

la ejecución armónica de todas sus funciones y hacia su desarrollo.

Desde el punto de vista psicológico: Autoestima es la capacidad

desarrollable de experimentar la existencia, conscientes de nuestro

potencial y nuestras necesidades reales; de amarnos

incondicionalmente y confiar en nosotros para lograr objetivos.

Una de las formas de aumentar el conocimiento sobre nosotros

mismos es a través de  las proyecciones, siguiendo la sabiduría popular es: “Ver la paja en el ojo ajeno, y no la viga en el propio”, esto es  lo destructivo  en las relaciones humanas: En la medida, que comprendamos que aquellos aspectos que tanto nos incomodan “en los otros”, no son más que el espejo en el cual vemos algo rechazado de nosotros mismos, sí somos capaces de identificarlos e integrarlos, más sana van a hacer las relaciones.

Segunda estación: Junto a mí el otro


Sin perder la reflexión sobre mí mismo, poso mi mirada en los otros, en quienes me rodean, ese aspecto, fundamental por lo demás, es la comunicación; cómo me conecto con el mundo externo. Este tema  en muchos casos asumido como “hablar mucho” o “decirse todo” tiene que ser tratado con mucha seriedad y responsabilidad y está muy  enlazado con el punto anterior.

Algunos optan por: “Decirse todo” o decir “la verdad” (aunque duela);  hay que pasar por la revisión personal,  particular, de cuanto de lo que expreso es mi subjetivísimo punto de vista, mis prejuicios, mis valores (que no por míos son correctos) los únicos y que los demás lo deben seguir.

En este punto, la técnica del feedback , usada de manera correcta es una poderosísima herramienta que facilita las relaciones interpersonales. Podemos resumirla así:

  • No me digas qué soy, qué siento, qué pienso, o que parezco.
  • Dime qué hice, describe mis conductas, cómo afectan nuestra relación (interacción), y qué puedo (podemos) hacer para mejorarlo.


Por supuesto esto no es un trabajo lineal, milimetrado, es la dinámica de la vida, allí van entrelazadas las emociones, que son estados afectivos, indican estados internos, personales, motivaciones, deseos, necesidades, objetivos.

Poner las emociones a nuestro servicio y no que ellas nos manejen, es lo que definirá nuestros estados de ánimos y elecciones: la paz o la ansiedad, la disfuncionalidad o salud psicológica de nuestro entorno.

Estar consciente de manera permanente de lo que sentimos es la mejor manera de poder actuar sobre las emociones, agarrarnos de las que nos generan bienestar, tranquilidad, y paz interior.

LA LUZ QUE HABITA EN TI

Piensa  sÍ no tuvieras esa limitación que crees
tener,  ¿qué lograrías?, ¿a qué te atreverías?

Todo logro, toda conquista, primero fue una

imaginación, un sueño, fue imposible hasta

que alguien lo consiguió.

Haz la película completa: la  escena de cada 
deseo,  con sus colores, sonidos; donde está
tú fuerza,  tú poder, cómo lo celebrarás, 
cómo agradecerás.


Puedes valerte de las múltiples técnicas
y recursos que existen: algunos se lo pedirán 
directamente a Dios, otros lo complementarán 
con el mapa del tesoro etc; me parece válido
todo aquello que te de fuerza, te anime 
y por supuesto que no te haga daño 
ni a ti ni a los otros.

Comparto contigo mi mantra personal: “Dios es más creativo que yo y es seguro que me mostrará un camino mucho mejor, que el mejor que yo pude imaginar”. ¡Amén!


   HASTA QUE ME ENFERMÉ


  ¿Cómo somos? Esta es una pregunta que siempre ha inquietado al ser humano.      Cómo somos, cómo funcionamos, qué nos define, por qué nos comportamos de  determinada manera, cómo es nuestra psique o alma.  Desde la psicología, la      filosofía y  la religión han intentado darnos respuestas.

El enfoque con el que trabajaremos aquí, partiremos del principio que todas estas respuestas son una ficción, una imaginación, una serie de supuestos, una hipótesis.

En la antigüedad se  representaba a la psique como una mariposa, ya que la psique al igual que la mariposa, es una manifestación viva del principio de la metamorfosis. La única manera de conocer la psique es vivirla, y solo así podemos transformarla.

Otra pregunta que suele rondarnos es ¿porqué nos enfermamos? Y cuando es una enfermedad grave, surge la inquietud  ¿por qué a mí?

Los seres humanos nacemos como una totalidad, estamos conformados por múltiples opuestos: luz, oscuridad, lo bueno, lo malo. En nuestro contacto con el medio ocurre la separación de ese todo: aceptamos algunas de estas partes que se quedan en la conciencia y reprimimos otras, que no por negadas desaparecen, sino que van al inconsciente.

La salud es la armonía existente entre esos opuestos y la enfermedad es el desequilibrio de esa totalidad.

La enfermedad aparece precisamente para recuperar esa unidad, para que retomemos ese aspecto de nosotros mismos que hemos enviado al sótano, el síntoma aparece para corregir ese desequilibrio, para activar el darse cuenta del polo rechazado. ¿Qué nos indica el síntoma de la enfermedad? Nos da una señal, una información, nos dice que falla, que falta, corrige para devolvernos a la totalidad. Nos  requiere un cambio, es una rectificación obligada. Estar sano es estar completo, para mejorarse a sí mismo hace falta aprender a verse tal como es, tomar conciencia de lo que uno realmente es.

La enfermedad aparece para servir de brújula, indica la necesidad de modificar conductas, obliga al cambio, hay que evaluar descarnadamente cuantas de las cosas que hago me producen sufrimiento y que debo hacer para procurarme alegría y deleite. El cambio se produce cuando uno se convierte en lo que es, siendo plenamente lo que es.
Para conocer el tema central de la enfermedad, el mensaje que nos trae, podemos hacernos las siguientes preguntas:

¿Qué  me impide hacer este síntoma?, ¿Qué me impone, a qué me obliga este síntoma? Por ejemplo: una gripe nos permite decir "No a trabajar en exceso, sí a descansar" (porque el cuerpo lo necesita).  Algunas investigaciones arrojan los siguientes resultados:

Alteraciones estomacales: Estrecho afán de aferrarse. Miedo. Rehuye conflictos. Deseos de volver a la niñez (debe comer papillas)
Alergias: No se puede asumir la agresión. También la Bilis, es falla al asumir la agresión
Reumatismo: Dificultades para abordar los problemas. Rigidez mental
Pulmones: Dificultad para comunicarse con el entorno en general.
Riñones: Inconvenientes en la convivencia con los semejantes. Compenetración sobre todo con la pareja.

Asma: Desequilibrio entre tomar y dar.
Vomitar: No aceptar.
Estreñimiento: Resistencia a dar. Afán de retener. Avaricia. Miedo a dejar salir a la luz el contenido del inconsciente.
Hígado: Encargado de la desintoxicación. Problemas de valoración, (qué es beneficioso qué es perjudicial). Asociado a excesos (grasas, alcohol. etc.)
Cálculos biliares: agresividad petrificada.
Cabeza: Su dolor indica que nuestro modo de pensar esta errado, que seguimos  objetivos dudosos.
Erupción en la piel: se muestra algo que no estaba visible.

¡EL VERDADERO CAMINO A LA SANACION ES EL CONOCIMIENTO DE UNO MISMO. LA FE, EL AMOR Y LA ALEGRÍA SON LAS MEJORES ALIADAS DE LA SALUD!

Fuentes:
DETHLEFSEN, Thowarld. La enfermedad como camino. Plaza &Janès editores, S.A., España 2.000
SIMONTON, Carl. Sanar es un viaje. Ediciones Urano, México 2002.

LAS ranas del faraón


Las ranas fue la segunda plaga que Jehová mandó a los Egipcios para que el faraón dejara ir al pueblo de Israel de su territorio.

Desesperado el faraón le dijo a Moisés: “Orad a Jehová para que quite las ranas de mí y de mi pueblo”.

Moisés respondió: “Dime cuándo debo orar por ti para que las ranas sean quitadas”.

“MAÑANA” respondió el faraón.

Una primera lectura de este pasaje bíblico, es por qué si algo nos perturba o nos incomoda , queremos aún permanecer, un día, una noche o más tiempo con eso, por qué nos cuestan tanto los cambios; sí tenemos como el faraón la posibilidad de quitarnos de encima una plaga, hasta cuándo postergamos su salida.

Es humano, demasiado humano, la resistencia al cambio, preferimos mantenernos "cómodamente infelices” que realizar el esfuerzo psíquico que presuponemos traen la adaptación a nuevas situaciones, nuevos retos etc.

Entre los factores que se confabulan en contra  de nuestro crecimiento está la rígidez, prefiero seguir  tal como estoy, partiendo de aquel  viejo dicho: "más vale malo conocido que bueno por conocer", frases desalentadoras como: “ya para qué”, “así estoy bien”, “de este modo ha sido siempre”;  o ” es que así se hacen las cosas”.

Para que se produzca un cambio tenemos que tener apertura hacia nosotros mismos y hacia el entorno que nos rodea, se necesita coraje, valentía, decisión, firmeza.

Sin embargo, no tenemos que empezar por grandes cambios, “cambiar toda  mi  vida” cambiar de trabajo, espos@, vivienda, todo a la vez.

Comience por cosas pequeñas: duerma en el lado contrario de la cama de donde lo hace normalmente (¿qué? ¿qué cómo se me ocurre? ¿tiene 30 años durmiendo en el mismo lado?. Tranquilícese, inténtelo, no se va a psicotizar) cambie su lugar en la mesa, use un color de ropa que jamás haya usado, compre un cuaderno y utilícelo de la última hoja hacia atrás.

Dese cuenta qué siente, cómo se siente con estas nuevas cosas.

Luego le sugiero este ejercicio, en ese cuaderno en el que esta escribiendo al revés, (al revés para nosotros,  en árabe y hebreo sería lo normal)  haga una lista (a la derecha para hacerlo de manera diferente) escriba la lista de sus ranas (lo que le perturba, incómoda, desagrada de su vida actual) cuando finalice, a la izquierda escriba cuál sería la nueva situación deseada, por la qué quiere trabajar, a la qué quiere enfilar su esfuerzo, su fe.



















Ahora, cierre los ojos: vea, sienta, huela todas sus ranas saliendo de usted, de su cuerpo, de su habitación, de su vida, imagínese nuev@, limpi@,  llegando a su vida esas cosas que desea, que le producen bienestar, paz y armonía.

Recuerde: ¡Es HOY!

¡OTIXE!

Artículo publicado en http://atusaludenlinea.com/2015/08/10/del-divan-de-freud-al-skype-terapia-online/


Como suele suceder con los hombres

importantes, sobre, padre

del psicoanálisis,

se tejen numerosas historias

e hipótesis.

En cuanto a su técnica de utilizar

un diván, se ha especulado que

se debió a que padecía algún

tipo de fobiay prefería mantener

cierta distancia con el paciente,

el contacto cara a cara, y estar

mirando a los ojos se le hacía sencillamente perturbador; también se comenta que tomó esa decisión luego que una paciente intentó seducirlo.

Falso o verdadero, forma parte del imaginario; lo realmente cierto es que las teorías psicoanalíticas posteriores deben mucho a este pensador, de quien también se dice fue fiel a su esposa.Fue Freud, quien nos  llevó a reconocer nuestro lado no luminoso en tanto desconocido, en trabajar  losaspectos inconscientes de nuestra mente, en las profundidades de la psique. Esa es una deuda que tenemos los dedicados al  oficio  de  ayudar a los otros a encontrar y traer a la conciencia esos aspectos olvidados.

El salto del diván a la atención vía internet, es la adaptación de la psicología a los tiempos actuales, la utilización, el aprovechamiento de nuevas herramientas para facilitarle a las personas su autoconocimiento ycrecimiento personal. En mi caso particular, fueron los mismos potenciales pacientes quienes me impulsaron a tomar la decisión, debido a:

  • Personas que viven en el interior del país, cuyo traslado a la capital es engorroso, difícil y costoso, además es decirle a la mente, los cambios son largos y tortuosos.
  • Personas que ahora viven en el extranjero y necesitan alguien que los comprenda, en su mismo lenguaje y conociendo la situación actual del país.
  • Habitantes de la capital que se ahorran el tiempo de las colas, los inconvenientes de traslado, utilizando alguna hora libre del trabajo, o en las noches desde la comodidad del hogar y protegiéndose de la inseguridad.


Una de las ventajas de la terapia online, es que la mayoría de las personas se muestran más desinhibidas al momento de hablar de su situación, temas delicados,  los más jóvenes lo asumen como la vía natural. De momento la terapia online no puede sustituir totalmente a la terapia presencial, ojalá y nunca ocurra; no podemos perder de vista la importancia del contacto humano, no solo en el caso de la terapia sino en las relaciones interpersonales en general.

En un ejercicio de fantasía, me imagino a Freud, vía skype y lo veo alegre, cómodo, sin sentirse amenazado.